Lates fuertes, madera de acero,

negro te apagaste hace milenios

brillante y majestuoso has vuelto.

Y ahora ¿Qué haré contigo?

Todo lo escrito y contado

nada pasado y lejano.

Ganas inmensas de tocarte,

ganas inmensas de sentirte,

ganas inmensas de escucharnos.

Una vez más juntos y uno

negro, mi negro has vuelto

y esta vez para no marchar

ni por 1000 bemoles te dejo.