Has nacido, por fin, te llamaré vida,

Atrapas, enamoras y fascinas al loco,

Y una loca te advierte, átala de acogida

Tendrás si no el desemboco. 

Es feroz, no dudes si fuere cansina

No te rindas con su ilustre abatida,

Ella podría  estar cavilando su huida

Y marche quizás sigilosa o engreída. 

La incógnita es una de sus innatas

La adaptación es de sus fuertes

Imaginación y sorpresa son caras

Vívela, vuélala y recorrela con cien pies.