Recuerdo esos momentos, brutal añoranza 

regreso al pasado para revivirlos contigo

y me enredo,

entre las sabanas inocentes color pastel

Ay! Querida infancia tan vigente y remota

y me alegro.

Días felices, sin finales oscuros

y si final tuvieras precioso serías

como lo fueron aquellas margaritas

resistentes como nosotras en este mundo profano.