Somos libres, o eso intentamos cada día. Os explico porqué, como todas y todos sabemos que depende de dónde nazcamos nuestros derechos irán en aumento o detrimento absoluto por lo que parece muy coherente pensar que es el feminismo quien combate las desigualdades sobre todo donde los derechos de las mujeres brillan por su ausencia. PENSAMIENTO EQUIVOCADO, porque esto no es para nada así, mientras que en cualquier actividad y tarea más es mas en el feminismo se invierte el orden y cuanto más desigualdad exista en el lugar menos feminismo encontraremos.

El feminismo es un movimiento “radical” cuyo fin es ese , lograr terminar con esa desigualdad sin comparaciones y siendo las más igualitario posible entre sexos, al menos para mí, por lo que entendemos que cuanto más desigualdad allá ahí estará el feminismo pero la realidad es muy diferente y pensemos en esos países donde las diferencias en derechos y libertades son mas desmesuradas y nos daremos cuenta de que FEMINISMO en esos lugares es una utopía ya que ni si quiera en la propia sociedad existen estos elementos tan básicos:

  1. Unión laboral, política, social y económica entre hombre y mujer y sigue instaurada esa mentalidad basada en el machismo y patriarcado absoluto.
  2. Los medios de comunicación no son «independientes» y no están muy por la labor de denunciar estos casos por la razón 1.
  3. Las mujeres no son creíbles en estos aspectos en estos lugares.

Así que si en tu ciudad ves feminismo , participas en el y apoyas el movimiento es porque todas esas trabas están más que asumidas a pesar de que hay que seguir corrigiéndolas día a día.

Gracias al libro REFUTACIÓN AL FEMINISMO RADICAL que me ha hecho escribir este Post y ver al otro lado, Javier de la Puerta sigue abriendo mentes.


Quienes no se mueven, no notan sus cadenas
ROSA LUXEMBURGO.